El gasto de energía durante el embarazo (medido en calorías) incluye la energía necesaria para el crecimiento de los tejidos maternos, fetales y de la placenta, el aumento en el metabolismo basal de la madre y el nivel de actividad física de la madre. La Consulta de Expertos de la FAO/WHO/UNU sobre los requerimientos energéticos humanos recomendó una ingesta adicional de 85, 285 y 475 kcal/d durante el primero, segundo y tercer trimestre del embarazo, respectivamente.

La ingesta alimentaria de referencia del IOM no recomienda un aumento en la ingesta diaria de calorías durante el primer trimestre de embarazos únicos. Se aconseja a las mujeres aumentar su ingesta diaria de calorías durante el embarazo en función de su peso corporal antes del embarazo, nivel de actividad física y semanas de gestación. El aumento de calorías sugerido para mujeres que conciben con un peso corporal en el rango normal es de 340 calorías por día en el segundo trimestre y de 450 calorías por día en el tercer trimestre. Se ha sugerido que, en los Estados Unidos de Norteamérica, las mujeres embarazadas con fetos múltiples necesitan alrededor de 500 calorías al día más allá de lo que se necesita para un embarazo único a partir del primer trimestre.

 

La cantidad de leche que una mujer produce, secreta y el contenido de energía de la leche influyen en el gasto de energía durante la lactancia. La consulta de expertos de la FAO/WHO/UNU sobre los requerimientos energéticos humanos recomendó que las mujeres que amamantan, que se encuentran bien alimentadas, deben consumir una cantidad adicional de 505 kcal/d durante los primeros 6 meses de lactancia. Las mujeres desnutridas deberían consumir más: una cantidad adicional de 675 kcal/d. La consulta de expertos no hizo recomendaciones para los segundos 6 meses de lactancia ya que la producción de leche es altamente variable durante este tiempo. El IOM recomienda que las mujeres en el rango de peso normal deben consumir 330 calorías más al día durante los primeros seis meses después del parto y 400 calorías más al día del mes 6 al 12 de la vida del lactante.

 

Las mujeres con sobrepeso y obesidad y las mujeres que aumentaron demasiado de peso durante el embarazo no deben consumir energía adicional. Las investigaciones indican que una vez que se ha establecido la lactancia, las mujeres que amamantan con un BMI > 25 posterior al embarazo pueden restringir su ingesta a 500 kilocalorías por día y hacer ejercicio para promover la pérdida de peso sin afectar el crecimiento del bebé.

Durante la lactancia, la ingesta alimentaria de referencia en los Estados Unidos recomienda que las mujeres deben consumir 1.3 g/kg/día o aproximadamente 25g de proteína adicional diariamente. La WHO recomienda 19 y 12.5 de proteína diaria adicional en las mujeres que amamantan durante los primeros y segundos 6 meses, respectivamente.

Con la excepción de la soya y quinua, los productos de origen animal, como la carne, las aves, los mariscos, los huevos y los lácteos, son las únicas opciones que proporcionan todos los aminoácidos indispensables en un solo alimento. Las dietas vegetarianas que cuentan con una mezcla de una variedad de alimentos vegetales en cantidades adecuadas también son capaces de satisfacer las necesidades indispensables de aminoácidos.